martes, 11 de septiembre de 2012

No, no hemos hecho deberes


Ahora que estamos ultimando los preparativos para comenzar mañana de nuevo el cole, hemos querido escribir esta entrada familiar donde explicamos lo que hemos hecho juntos y donde reconocemos que: No, no hemos hecho deberes porque no hemos tenido tiempo.
Como cada año, hemos aprovechado el verano para visitar a la familia y a los amigos, a los cercanos y a los lejanos, y para jugar en la calle con los amigos del barrio y hacer guerras de globos de agua en la fuente de la plaza.
Hemos hecho muchas excursiones en bici, hemos ido a la montaña, a la piscina y a la playa donde hemos nadado, hemos hecho castillos de arena, hemos buceado cada día y hemos encontrado fantásticos tesoros. Con algunos de ellos hemos hecho manualidades como móviles, collares y jabón casero con pétalos de rosa y aceites esenciales. También hemos pintado  piedras,  y camisetas con estampaciones de nuestras manos y nuestros pies. 
Cuando teníamos hambre cocinábamos, ensaladas, galletas, bizcochos, mermeladas, pan, gazpacho, limonada y hasta polos de arroz con leche. Alguno de los alimentos que hemos comido, los hemos recogido nosotros mismos de los huertos y de las granjas de la familia y de los amigos, donde también hemos dado de comer a los animales. Otras veces hemos ido a la lonja del puerto para ver  como llegaba el pescado y para visitar a nuestro pescadero, el que nos explicaba que pescado encontraríamos el día siguiente en la pescadería del mercado, donde hemos comprado, pagado y revisado el cambio.
Cuando hemos ido al cine nos hemos comidos las palomitas que nosotros mismos hemos hecho en la sartén de casa.
Hemos ido a conciertos de verano, a las ferias y a las fiestas populares donde hemos jugado y bailado. También hemos visto fuegos artificiales.
Nos hemos escrito cartas y hemos leído juntos en voz alta y a diario, los libros que nosotros mismos hemos elegido.
Por primera vez este año, hemos dormido al raso debajo de la segunda luna llena de agosto y hemos aprovechado para explicarnos cosas sobre el cosmos, y para leer cuentos, escuchar canciones y poemas que hablaran sobre la luna.

Hemos visto la tele,  jugado al ordenador, a la Play Station, a la DS, con los móviles... y con toda la tecnología que ha caído en nuestras manos. Hemos visto un montón de pelis en video y nos ha encantado Amelie.  También hemos cantado en català, en castellano y en inglés con el Sing Star.
Hemos jugado al parchís, a cartas, al tres en raya, al Scrabble,  al Cluedo, al Rummikub y al Twister (bueno, entonces se llamaba Enredo, porque es un juego heredado de 1981)
A falta de árbol en el jardín, hemos construido una cabaña debajo de la mesa del comedor de casa e incluso hemos dormido debajo.
Como nos encanta la fotografía hemos hecho un fotodiario y hemos editado juntos los vídeos de las vacaciones.
También hemos pasado horas, horas y horas sin hacer nada, disfrutando de la inactividad, dejando espacio en blanco a las musas de la creatividad.
Nos hemos enfadado, hemos llorado, nos hemos pedido perdón, nos hemos reído mucho y también nos hemos dado miles de besos y abrazos.
Y como hemos hecho tantas y tantas cosas, no, no hemos tenido tiempo de hacer deberes.
Anna, Marc, Sebas y María José